Inteligencia Emocional – cómo aprendemos a gestionar nuestras emociones

La Inteligencia Emocional nos permite conocer nuestras emociones, gestionar la frustración y dominar las situaciones bajo presión. Así mismo, nos permite tomar conciencia de los sentimientos de los demás y por tanto ser más empáticos. Todo ello favorecerá el desarrollo personal de nuestros hij@s.

 

Inteligencia: destreza de aplicar los conocimientos en la práctica.

Inteligencia emocional: capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados emocionales de uno mismo y de los demás. No se trata de oprimir las emociones, sino de saber gestionarlas.

Las emociones pueden regularse

 

Las emociones son un mecanismo de supervivencia, no son ni negativas ni positivas. No podemos carecer ni de unas de otras, puesto que saber gestionarlas nos ayuda a saber resolver situaciones. Y de eso trata la IE, de saber cuándo y cómo manifestar una u otra emoción.

Seguramente habréis visto u oído hablar de la película “Del revés” (Inside Out) en la que aparte de otros muchos aspectos interesantes, nos muestran cómo la alegría no es la única emoción que ha de reinar en una persona. La tristeza o el ira también hacen un papel importante para resolver situaciones o problemas cotidianos.

Emociones básicas

ALEGRÍA

SORPRESA

IRA/CÓLERA

AVERSIÓN

TRISTEZA

MIEDO

Los niños deben aprender las técnicas para saber gestionar la tristeza, el enfado, para poder administrar sus impulsos o su frustración. No es una destreza que venga dada por naturaleza, por lo tanto tenemos que desarrollarla. Es tan importante porque dotará a la persona de inteligencia (capacidad), personalidad, autoestima y maduración para su vida adulta. Debemos pues enseñar a nuestros hij@s dichas habilidades y estrategias y por supuesto, ser un ejemplo de ello.

Las características de la inteligencia emocional (D.Goleman) son: la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y la capacidad de empatizar y confiar en los demás. El grado de dominio que alcance una persona sobre estas habilidades resulta decisivo para determinar el motivo por el cual ciertos individuos prosperan en la vida mientras que otros, con un nivel intelectual similar, acaban en un callejón sin salida. [1]

inteligencia-emocional1

¿Por qué es importante educar las emociones?

 

Si les brindamos a nuestr@s hij@s esta oportunidad de desarrollar y aumentar sus capacidades emocionales todo serán ventajas (para ti también). Lo que la la Inteligencia Emocional nos permite (esferas de la competencia emocional de Goleman [2]):

  • Autoconocimiento emocional, hará que sepan cómo afrontar las diferentes situaciones, hará que no sufran innecesariamente y que no monten escenas desproporcionadas.
  • Autorregulación, reconocer qué es pasajero y qué perdura, dándole la importancia que toca a cada situación.
  • Automotivación, alcanzar objetivos porque tendrán las estrategias para conseguirlos adecuadamente.
  • Empatía, reconocer las emociones ajenas.
  • Sociabilidad, habilidades sociales para integrarse correctamente en la sociedad y forma parte de ella; saber relacionarse con los demás y poder hacer algo con los sentimientos de los demás. Por supuesto no sólo en la etapa infantil, sino también en la adolescencia y el paso a la madurez. Es un aprendizaje social de primer orden.

 

Leyendo esto seguro que te vienen a la mente muchas situaciones en las que la manera que han tenido tus hij@s de expresar sus emociones te han llevado a una situación incontrolable en la que además ves cómo tus hij@s sufren innecesariamente. Situaciones en las que mucha fuerza de voluntad hay que tener para no pegar 3 gritos y perder los papeles. Y es que no es nada fácil enfrentarse a determinadas circunstancias.

Ojo, también hay muchas otras situaciones en las que las cosas no se van de las manos, y es gracias a ti y a cómo has afrontado -consciente o inconscientemente- la situación.

Pues bien, en nuestras manos está guiar a nuestros hij@s para que aprendan también a hacerse dueños de su cuerpo y no dejarse llevar por emociones mal expresadas.

No te pierdas el siguiente post donde te ofreceré unas pautas básicas con las estrategias IE que necesitan tus hij@s para poder ser emocionalmente más inteligentes.

x


Referencias: [1], [2]
Enlaces de interés:
https://youtu.be/NzKpmoTZgBU
https://youtu.be/FqymnNCWLlg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s